Mercados C2C: DE usuario a usuario

Se encuentren y se beneficien de dos maneras. Por un lado, por la competitividad a la hora de vender los productos, por otro, por el hecho de encontrar productos que normalmente son más difíciles de encontrar. En cualquier caso, cuando hablamos de C2C en comercio electrónico, estamos hablando de una estrategia cliente a cliente. Es decir, se utiliza este término para definir un modelo de negocio en la red que pretende relacionar comercialmente a un usuario final con otro usuario final. C2C también puede hace referencia a las transacciones privadas entre consumidores que pueden tener lugar mediante el intercambio de e-mail o el uso de tecnologías P2P (Peer-to-Peer) ¿Por qué funciona tan bien este tipo de e-commerce? En vez de comprar y vender sólo en negocios establecidos, los consumidores pueden hacer negocio entre ellos mismos. Sus razones incluyen el abaratamiento de costes, mayores beneficios y la facilidad que permiten este tipo de transacciones. Sin embargo, sus detractores están al acecho. Algo que obliga a los muchos seguidores del modelo a defender dicho modelo de transacción. Seamos sinceros, el principal motivo por el cual los consumidores siguen apostando por este modelo de negocio consumidor a consumidor, es para conseguir mejores precios, ya que no hay que sumar los costes de los intermediarios, sean minoristas o mayoristas. No sólo eso, este tipo de modelo también hace más fácil el uso para los usuarios. Las transacciones son fáciles de llevar a cabo, sin tener que visitar tiendas. Lo que puede ayudar a cuadrar las agendas de aquellos más ocupados. Sea como sea, este modelo continua creciendo a medida que los consumidores le encuentran beneficios. Si hay un ejemplo claro de este tipo de comercio electrónico ese es la web de subastas más grande de Internet y líder del mercado. Su eslogan es “el poder de todos nosotros”. Hablamos de Ebay, donde cualquiera se puede registrar y comprar y vender lo que quiera. La plataforma cobra una pequeña tasa o comisión a los consumidores. El intercambio de dinero se realiza mediante transacciones bancarias o PayPal. 84 millones de usuarios a lo largo y ancho del mundo da a entender que el nivel de confianza que inspira entre los consumidores es sin duda elevado. También el marketing se beneficia del C2C. Muchas veces se emplea este tipo de modelo para definir estrategias que utilizan al cliente como defensor de una marca, basándose en el valor añadido que se ofrece a un producto. De esta forma, el cliente defiende el producto ante otros consumidores, consiguiendo un tipo de marketing dirigido a potenciales clientes. En este supuesto, el ejemplo más conocido es el de Apple, donde el consumidor se identifica con la imagen idealizada del producto y lo difunde entre otros consumidores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *