La calidad y la productividad

En la palabra productividad se puede asociar con dos términos que la conforman: producción y actividad, es por eso que se ha ligado el concepto de la palabra productividad a la actividad productiva que se lleva a cabo en las empresas, limitándolo a otras áreas de las organizaciones. A la productividad la podemos definir como la relación que existe entre la producción que se obtiene en un sistema productivo comparando con los recursos utilizados para su obtención. Es decir lo real obtenido versus lo que se utilizó para obtener ese resultado. De esa manera puede establecer un parámetro en donde se pueda evaluar la proporción que existe entre ambos valores. Si analizamos la calidad desde el punto de vista del concepto podemos ver como ha ido evolucionando desde un proceso evaluativo en las empresas con el fin de obtener las características técnicas de los producido, hasta llegar a una etapa de control estadístico de la calidad para la detección de irregularidades y garantizar la producción según los parámetros preestablecidos. En la última etapa se observa que el enfoque del análisis es el mercado, es decir las lograr la satisfacción de las necesidades y expectativas de los clientes. Además la podemos ver a La calidad y la productividad como un enfoque orientado a la dirección de las organizaciones en donde se contemplan la calidad del producto y el sistema de dirección de la empresa. La calidad y la productividad pasaron de ser consideradas como un parámetro de los requisitos técnicos a cumplir en la elaboración de los productos de la empresa a ser un proceso que también contempla las necesidades de los clientes. En los sistemas de producción tradicionales se consideraba que el precio de venta era igual al coste de producción más el beneficio o ganancia. Pero en la actualidad ya no se puede considerarlo de esa manera, es por eso que lo encontramos representado como los beneficios igual al precio de venta menos el coste. Se puede apreciar como se considera al precio de venta del mercado o el cual están dispuestos a pagar los consumidores menos el coste que lleva fabricar o comercializar el producto, para dar como resultado los beneficios que se van a obtener. El elemento que se debe reducir para incrementar los beneficios es el coste de los productos en donde se debe promover el incremento de los niveles de productividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *