La adicción al trabajo

La adicción al trabajo es una necesidad de trabajar la mayor parte posible del tiempo, de hecho muchas personas consideran que el trabajo es lo más importante. A estas personas se les suelen llamar workaholics, término que empezó a tener mucha difusión en los años 90 donde surgieron teorías de autoayuda que se centraban en las adicciones, entre las que aparecía la adicción al trabajo como una de las conductas dañinas socialmente. Un  informe de la Organización Internacional del trabajo ha realizado hace unos años un informe en que afirma que el 8% de la población activa en España dedica más de 12 horas del día al trabajo, y se considera que esto puede ser debido, más que a necesidad, a huir de sus problemas personales.Es posible que en la actualidad esta cifra haya crecido, sobre todo teniendo en cuenta las dificultades económicas y de otros tipos que se suceden en la actualidad. Ser adicto al trabajo no es divertirse ni disfrutar con el trabajo, ya que las adicciones no traen el disfrutar sino la necesidad de más y más. Ser adicto al trabajo es como cualquier otra adicción y trae muchos síntomas consigo que pueden hacer pensar que se está ante un verdadero problema. Existen muchos síntomas que pueden desvelar a un workaholics:

  • La profesión y el trabajo es lo más importante.
  • En muchas ocasiones es con lo que más disfrutan.
  • Todo lo demás es secundario, y si hay tiempo.
  • Se sienten culpables cuando no trabajan.
  • No suelen querer vacaciones ni días libres ni horas sin trabajar
  • Las horas de descanso o libres les parecen perder el tiempo
  • Van perdiendo a todas las personas a su alrededor, ya que ni tienen tiempo ni interés por ellas.
  • Estrés
  • Fatiga, insomnio
  • Ansiedad, irratibilidad
  • Hipertensión arterial

Una de las razones que puede dar lugar a la adicción al trabajo es el miedo a afrontar los problemas personales que les suceden alrededor, aunque otras personas lo son porque tienen miedo a no tener ningún otro valor por encima de su trabajo y sus lgros profesionales. Enfrentarse a la realidad puede ser enfrentarse al fracaso, y mientras se van sumiendo inconscientemente en un mundo que les aparta de todo, excepto de su trabajo. La única solución para afrontar este problema es buscar el equilibrio entre sus dos mundos, aunque uno de ellos lo tengan olvidado. Esto parece fácil, pero es muy difícil, ya que un adicto difícilmente se libera de su adicción o la va dejando poco a poco. Cuanto más se quiere salir de una adicción más dentro se acaba. Y es más difícil cuando dentro de la propia empresa se puede llegar a premiar estos excesos, ya que en realidad la empresa se acaba beneficiando de esto, un trabajador, sobre todo en un alto cargo, que trabaja mucho es más rendimiento y más beneficios para la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *