El telemárketing en la empresa

El telemárketing consiste en un tipo de marketing directo que utilizan muchas empresas para ponerse en contacto con sus potenciales clientes, que se realiza frecuentemente por medio del teléfono para ofrecerles productos y servicios de la empresa con el objetivo de que pasen a ser clientes. Muchas empresas subcontratan este área a empresas especializadas en el área del telemárketing, aunque otras prefieren tener una sección propia donde se encuentran las personas contratadas para este fin. Los clientes potenciales se pueden encontrar de diversas formas, pero las principales son contar con una base de datos, comprar una base de datos o utilizar las páginas amarillas. En muchas ocasiones la compra de la base de datos supone un gasto importante pero los resultados acaban siendo satisfactorios. A la hora de tener un área de telemárketing en la empresa se deben contar con varios elementos:

  • El espacio de trabajo
  • Los elementos de trabajo (mesas para la plantilla, teléfonos, ordenadores, software, etc)
  • Las personas encargadas de la labor (para ello hay que hacer labores de selección, formación, supervisión y sustitución en casos de rotación de personal)

Una vez que las personas que se van a encargar de las tareas de telemárketing y la base está preparada sólo queda saber cómo se va a realizar el trabajo y qué parámetros se van a tener en cuenta y empezar el trabajo. Muchas empresas subcontratan estos servicios, mientras que otras prefieren tener plantilla propia y controlar lo que hacen las personas que llaman por teléfono además de sus resultados. Las teleoperadoras o teleoperadores llaman por teléfono con el objetivo de crear clientes para la empresa, ya sea clientes directamente o clientes para realizar visitas. El proceso acaba cuando la persona que llama por teléfono cierra la venta y consigue un cliente para la empresa. Es una labor de marketing difícil ya que muchas personas no contestarán al teléfono, otras contestarán mal, otras amenazarán, habrán otras desconfiadas, aunque habrá un pequeño porcentaje que sí puede estar en interés de lo que ofrece la empresa. Es importante que no se mienta al cliente ofreciendo cosas que no puede darle o ofrecer productos y servicios gratis cuando piensan cobrarle, ya que a la larga esto es perjudicial para la empresa y crea mala imagen. Se debe vender el producto de la mejor manera, explotando todos los puntos fuertes pero sin mentir, se pueden obviar puntos débiles de lo que se ofrece pero nunca mentir. Si un cliente pregunta por determinado aspecto y la respuesta va a ser negativa se debe convertir ese punto fuerte en débil sin mentir. El telemarketing es una nueva alternativa para ofrecer los servicios de la empresa, similar al puerta a puerta de los comerciales pero contando sólo con la herramienta de la voz y el poder de convicción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *