El proceso de selección de personal

El proceso de selección personal consta de una serie de pasos y fases de selección que van a ser las que marquen finalmente el camino de la contratación de la persona idónea para el puesto de trabajo. El proceso de selección de personal empieza en el momento en que se necesita a una persona para determinado puesto de trabajo. Esto puede ser porque hay un nuevo puesto, se necesita sustituir a un trabajador, existe mayor trabajo y se necesita más personal, se inicia una nueva actividad, se produce una jubilación o un despido. Sea por la razón que sea, se necesita a una persona que cubra el puesto de trabajo. Una vez que surge la vacante, lo primero que se debe hacer es la descripción del puesto de trabajo y el perfil o competencias de la persona que se necesita para cubrir este puesto. Cuando se tiene a mano la descripción del puesto de trabajo y el perfil del trabajador que se necesita hay que planificar si se va a tratar de una selección interna (la persona que se busca puede estar dentro de la empresa) o selección externa (se va a buscar personal fuera de la empresa). Lo recomendable en este caso es que si se trata de un puesto medio o alto se valore la posibilidad de promocionar a alguien dentro de la empresa valorando las personas que forman parte de ella y motivando a los demás sabiendo que pueden ascender y progresar dentro de la empresa. También se deben planificar los métodos que se van a utilizar en el proceso de selección (un anuncio en la prensa, en diarios gratuitos, en Internet, anuncios en la calle, boca a boca), y las fases y pruebas que se van a realizar en la selección (una entrevista de trabajo, test, dinámicas de grupo), todo esto con el objetivo de tener planificado los pasos que se van a dar a la hora de tratar con el candidato. Ya realizada la parte práctica o de planificación llega el momento de reclutamiento, que empieza con la búsqueda de candidatos. Si es un proceso de selección interno, se debe comunicar el interés en contratar a alguien a todos los trabajadores que cumplan el perfil, además de que es bueno ponerlo en el tablón de anuncios informando a todos los trabajadores sobre la selección de personal para un puesto de trabajo en la empresa. Si se realiza una selección externa, se deben utilizar los medios antes planificados para que aparezcan candidatos en la empresa, teniendo en cuenta el mejor y más informativo anuncio para no perder el tiempo en candidatos que no cumplen el perfil. Una vez recibidas las solicitudes se debe hacer una preselección de las personas que puede interesar entrevistar, en función a las necesidades que tiene la empresa y la información del currículum vitae. Si es necesario, se puede hacer una pequeña entrevista telefónica para aclarar cualquier aspecto que se necesario antes de descartar o preseleccionar a una persona, aunque generalmente esto ya se va a conocer en la entrevista. Las candidaturas seleccionadas formarán parte del proceso de selección en que se realiza la entrevista o las pruebas de selección. Llega el momento de la entrevista a los candidatos, a los que se les comunicará para convocarlos a la entrevista, ya sea mediante una entrevista normal, una entrevista grupal o algunas pruebas de selección que previamente se han seleccionado y preparado. Pueden ser pruebas psicotécnicas, de simulación, de test, de rol, etc. Tras las pruebas, si se dan, generalmente se produce una entrevista para valorar la candidatura de las personas que quieren entrar en la empresa. Una vez se ha seleccionado al candidato, habiendo valorado todas las candidaturas y pruebas de selección, se establece con la persona las condiciones del trabajo y el interés de que forme parte de la empresa. Una vez que el candidato se presente en la empresa para trabajar por primera vez será cuando firme el contrato de trabajo, realizando los pasos que son necesarios para validar este contrato. En ocasiones puede ser necesaria una prueba médica, en otras ocasiones comprobar las referencias profesionales o experiencias anteriores en otras empresas antes de contratar al trabajador. Si no es así, la persona forma ya parte de la empresa, se le enseña lo que tiene que hacer, se le familiariza con la empresa y los demás trabajadores y todo lo que sea necesario para que la persona conozca todo lo relacionado con su puesto y la forma de trabajar en la empresa. Posteriormente se puede valorar si la selección ha sido efectiva o no, sin embargo lo importante es que la vacante ya ha sido cubierta por la persona que mejor se adaptaba al puesto de trabajo. Es importante saber como motivar a los empleados y ofrecerles unas buenas condiciones a los empleados más valiosos para que permanezcan dentro de la empresa ya que, como vemos, el proceso de selección de personal es largo y costoso, y a veces hasta existen errores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *