Consejos para superar una entrevista de trabajo

A la hora de someterse a una entrevista de trabajo hay que tener en cuenta muchos detalles, aún a pesar de que se trate de una entrevista que en la mayoría de los casos no supera los 5-15 minutos. Ese poco período de tiempo es más que suficiente para darse cuenta de muchas cosas, aunque los primeros 60 segundos son claves.

Es muy importante cuidar el aspecto personal, el vestuario y llegar a tiempo, la puntualidad es muy importante.  Informarse sobre la empresa también puede dar muchos puntos. Puede ser bueno llevar un currículum vitae en que también aparezcan los datos de contacto. Antes de ir a la entrevista se puede preparar en casa, mejor con el espejo. A la hora de entrar en la entrevista se debe saludar cordialmente, dar la mano con seguridad y sentarse derecho. La sonrisa y el contacto visual son claves, así que mira al entrevistador a los ojos, inspira confianza, además se debe mantener el contacto visual a lo largo de la entrevista. Ofrece seguridad, no nerviosismo ni agitación. No debes acercarte mucho al entrevistador ni ser agresivo ni sensible, no pongas los codos encima de la mesa ni cruces los dedos. Si eres fumador y el entrevistador te ofrece fumar no lo hagas, da mala impresión, además puedes esperar lo que queda de entrevista para hacerlo. Puedes aceptar alguna bebida si te la ofrecen, siempre que no tenga alcohol. Se debe responder a las preguntas de forma clara, elocuente y breve, con un mensaje sencillo y claro y sin mentiras. Si te preguntan sobre ti debes enfatizar tus puntos fuertes, aunque se puede comentar una debilidad para no crear desconfianza. No se debe responder con evasivas ni dudas, ni tampoco hay que tardar demasiado en dar una respuesta. En caso de que exista alguna pregunta que se intente meter demasiado en la vida personal puede ser parte de la entrevista para conocer el control emocional, en ese caso se debe contestar de forma concisa pero no agresiva que esa respuesta no tiene que ver con el puesto que quieres cubrir ni tiene relevancia en él, y siempre de forma educada, nunca pierdas los nervios. Pueden existir preguntas que puedan tender a provocar, salir de ellas de forma correcta es muy importante. A la hora de indicar por qué se quiere el puesto se debe indicar las razones reales pero halagando a la empresa indicando que es muy importante, no se debe decir que se necesita ni mostrar desesperación. Si te preguntan por qué has abandonado la otra empresa, en ningún caso critiques a las personas para las que has trabajado, por muy mal que te pudieran haber tratado o muy mala que fuera la experiencia, en cuyo caso se pueden alegar discordancias. Hay que indicar en todo caso tu disponibilidad pero enfocando a lo que tú puedes aportar a la empresa, no lo que el puesto te puede dar a ti. Al final de la entrevista se debe dar gracias por su interés en tu persona. Si te preguntan si tienes alguna pregunta puede ser buena idea preguntar sobre las posibilidades de promoción, el puesto que se va a desempeñar o cosas que interesen sobre la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *