Aspectos relativos al marketing estratégico

El marketing es una actividad muy útil en la vida empresaria en donde una de las tantas características que presenta en la planificación del futuro de la empresa teniendo como una de las principales actividades el estudio de mercado para poder ofrecer las mejores respuestas a la demanda de los clientes. Con respecto a los aspectos relativos al marketing estratégico, éste busca conocer cuales son las necesidades actuales y futuras de los clientes, además la tarea de localizar nuevos nichos de mercado, identificar los segmentos, orientar a la empresa en busca de oportunidades de negocio, determinar estrategias y planes de acción que tengan como fin alcanzar los objetivos propuestos de la organización. Los competidores jugarán un rol fundamental en donde la empresa se moverá en un ambiente competitivo, el cual va a requerir el análisis de las fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades del mercado. Con la información obtenida la empresa debe formular las estrategias de marketing que permite la adaptación al entorno y así poder tener una ventaja competitiva. Los aspectos relativos al marketing estratégico tendrán un lugar relevante en la empresa en cuanto a su permanencia en el mercado y en lograr un mejor posicionamiento frente a sus competidores. De todas maneras la realidad muestra que no todos los planes estratégicos que formula la empresa llegan a buen término, según las estadísticas solo el 25 por ciento se concreta con éxito. Una de las mayores necesidades que tienen las empresas es encontrar el camino más rápido y seguro hacia un resultado que beneficie a los accionistas de la compañía y poder satisfacer y fidelizar a los clientes, empleados y a los proveedores. El marketing estratégico es un análisis sistemático y constante en donde se evalúan las necesidades del mercado y el desarrollo de los productos para determinar cuales son los más rentables y que a su vez cuenten con calidades distintivas que los diferencien de sus competidores inmediatos. Sus funciones orientarán a la empresa hacia las oportunidades comerciales que resulten más atractivas considerando sus propias capacidades, sus recursos y el entorno competitivo los cuales permitirán tener un potencial crecimiento y rentabilidad. Su gestión se sitúa en el mediano y largo plazo en donde se definirán los objetivos para luego implementar estrategias que permitan alcanzarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *